Exfoliante Scrub

Uso Externo: aplicación tópica cutánea.
Bote de 200 ml.

En una piel normal, la producción de queratinocitos en la capa basal (estrato basal) se encuentra equilibrada por la pérdida de células en la superficie de la piel durante el proceso de descamación.

Cuando este equilibrio se altera, ya sea debido a un fallo en la descamación y / o debido a una hiperqueratinización, se produce un aumento de la cohesión de los corneocitos de la superficie y la formación de escamas visibles.

A medida que vamos envejeciendo, la capa córnea de la epidermis se vuelve más gruesa, esto también está influenciado por otros factores como la localización anatómica o la exposición a la radiación UV, sin embargo, la capa de la epidermis viva y activa se vuelve más delgada.

Se deteriora el equilibrio de la capa córnea, se ralentiza el metabolismo y desarrollo celular, disminuyen sus funciones y velocidad de renovación, las células muertas tienden a acumularse en las capas superiores, que des-cohesionadas, no reflejan la luz del mismo modo que lo haría una superficie lisa y exfoliada, dando un aspecto apagado, y generando una fibra irregular, piel seca, arrugas y líneas de expresión.

ACEITE PURO DE ARGÁN 100%

Certificado Ecocert, extraído de la almendra del fruto del árbol del Argán (Arganda Spinosa) usando sólo una presión mecánica en frío de la semilla del fruto, tratándose por tanto de un ingrediente activo cosmético puro, ecológico, libre de químicos y desodorizado. El aceite de Argán está compuesto hasta en un 80% de ácidos grasos esenciales:

50 % en ácido linoléico, 15 % en ácido alfa-linolénico, 12 % de ácido oleico: precursores biológicos de hormonas intracelulares como las prostaglandinas (reguladoras fundamentales de los distintos sistemas celulares, en particular de todos los intercambios membranarios). Estimulan la oxigenación intracelular, mejorando la restauración de la película hidro-lipídica aumentando el contenido nutricional de las células cutáneas y asegurando la humedad indispensable de la piel.

1 % de ácido araquidónico.

3 % de ácido gammalinolénico.

5% de Tocoferoles, (Vitamina E):  Los principales representantes de esta clase de compuestos encontrados en el aceite de argán son el alfa-tocoferol o vitamina E (5%), el gammatocoferol (83%) y el delta-tocoferol (12%) son antioxidantes naturales y precursores de vitaminas.

Ácido ferúlico: Es el componente que se encuentra en mayor proporción en el aceite y se utiliza como antihipertensivo, por lo que favorece la circulación sanguínea, aumentando así la llegada de nutrientes. Estimula la oxigenación intracelular, neutraliza los radicales libres y protege los tejidos conjuntivos.

Fitosteroles: Los delta-7-esteroles son inhibidores de la enzima 5-alfa-reductasa, que transforma la testosterona en dihidrotestosterona (DHT), responsable en gran medida del acné y la caída del cabello.

Escualeno: presente en un 25% de los lípidos humanos), uniéndose a la membrana celular, ayudando a eliminar toxinas y desactivando radicales libres.

Lupeol: presenta propiedades anticancerosas y mejora la proliferación de los queratinocitos que producen la queratina del cabello, uñas y piel.


KAOLÍN

Arcilla blanca muy pura compuesta por caolinita utilizada en cosmética como absorbente de las secreciones grasas, humedad e impurezas que obstruyen los poros y provocan la formación de imperfecciones. Posee propiedades suavizantes de la piel, tiene un leve efecto astringente y activa la circulación sanguínea. Por su suave acción exfoliante, renueva la superficie celular de la piel, eliminando impurezas y células muertas.


MANTECA DE KARITÉ

La Manteca de Karité se compone principalmente de ácido palmítico (2-6%); ácido esteárico (15-25%); ácido oleico (60-70%); ácido linolénico (5-15%); ácido linoleico (<1%), así como una fracción insaponificable que le confiere una gran capacidad hidratante y emoliente. Contiene antioxidantes como los tocoferoles (vitamina E) y catequinas (que también se encuentran en el té verde).

Se han detectado otros compuestos específicos como alcoholes triterpénicos, con propiedades anti-inflamatorias; ésteres de ácidos cinámicos, que tienen una capacidad limitada de absorber radiación ultravioleta (UV), y lupeol, que ralentiza el fenómeno de envejecimiento cutáneo inhibiendo enzimas que degradan las proteínas de la piel.

La manteca de karité también protege la piel estimulando la producción de proteínas estructurales por células dérmicas especializadas. Sus componentes le otorgan un intenso y duradero poder hidratante, mejorando la elasticidad de la piel por sus propiedades nutritivas y su alto contenido en vitamina F, componente vital de las membranas celulares. Además es un anti-irritante por excelencia, muy indicado para pieles que enrojecen con facilidad, y con tendencia alérgica.


CERA DE ABEJAS

Cera de abejas o cera alba, es una sustancia altamente higroscópica, que retiene y mantiene la humedad de la piel, cuidando las pieles más sensibles y resecas. Tiene propiedades anti-inflamatorias, antibacterianas, anti-alérgicas y antioxidantes. Devuelve la elasticidad a la piel, y tiene una gran capacidad para retener la humedad, evitando que la piel y los labios queden secos y deshidratados. La hidratación de las capas superficiales de la piel es progresiva y duradera


ACEITE ESENCIAL DE BERGAMOTA

Aceite esencial obtenido de la piel del fruto del Citrus aurantium var. Bergamia, un fruto cítrico con beneficios suavizantes, refrescantes y vigorizantes en la piel. Es cicatrizante; estimula la regeneración de la piel; Además posee excepcionales propiedades antisépticas.


EXTRACTO DE HOJAS DE TÉ VERDE

Este milenario té es considerado, en todo el mundo, un elixir de juventud. Sus poderosos polifenoles, altamente antioxidantes, son capaces de neutralizar los radicales libres, partículas principalmente responsables del proceso de envejecimiento de la piel.

Sus otros compuestos como los aminoácidos y catequinas, mantienen a las células de la piel protegidas del proceso de oxidación y favorecen una profunda hidratación, como resultado del incremento en la captación de moléculas de agua. La piel quedará tonificada y fortalecida, gracias a la acción estimulante de colágeno y elastina que realiza el extracto de té verde. Tiene capacidad de regenerar el colágeno y de retrasar el envejecimiento. El té verde contiene activos básicos que son de gran importancia en los tratamientos cosméticos:

Polifenoles: contienen propiedades antioxidantes a nivel celular que previenen la formación de radicales libres y reparan los daños que puedan haber causado, convirtiéndole en una sustancia preventiva contra el envejecimiento de la piel.

Alcaloides: su alta concentración de cafeína y teína son de gran importancia para la eliminación de las grasas.

Vitaminas y ácidos: el té verde posee vitaminas A, B2, C y ácidos como el ascórbico, el cafeico, el nicótico y el salicílico.

Aminoácidos: destacan la arginina, la glicina, la histidina, la niacina, la serina, la teanina, el triptófano y la valina.

Minerales: el té verde contiene minerales como aluminio, calcio, cobalto, cobre, cromo, estroncio, flúor, fósforo, hierro, magnesio, manganeso, molibdeno, níquel, potasio, sodio y zinc

EXFOLIACIÓN SUAVE


Exfoliante para tratamientos profesionales de belleza. Cuando la exfoliación se lleva a cabo regularmente, restaura el equilibrio fisiológico de la piel, proporcionando juventud, resplandor y suavidad, acelerando el proceso natural de exfoliación.

Gracias a la exfoliación la renovación celular se estimula, y la piel aparece más joven y brillante. Una exfoliación suave, proporcionando un aspecto suave y luminoso.

Contiene granos de albaricoque, que eliminan las células muertas, aceite de Argán, que regenera el manto hidrolipídico, Camelia Sinensis, (Té verde), con acción calmante y suavizante, y aceite de Bergamota, estimulante, vitalizante y refrescante, cera de abeja, y manteca de Karité. Contiene además arcilla de Kaolín, que absorbe las toxinas de la piel.

COMPARTE EN TUS REDES:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Exfoliante Scrub

EXFOLIACIÓN SUAVE


Exfoliante para tratamientos profesionales de belleza. Cuando la exfoliación se lleva a cabo regularmente, restaura el equilibrio fisiológico de la piel, proporcionando juventud, resplandor y suavidad, acelerando el proceso natural de exfoliación.

Gracias a la exfoliación la renovación celular se estimula, y la piel aparece más joven y brillante. Una exfoliación suave, proporcionando un aspecto suave y luminoso.

Contiene granos de albaricoque, que eliminan las células muertas, aceite de Argán, que regenera el manto hidrolipídico, Camelia Sinensis, (Té verde), con acción calmante y suavizante, y aceite de Bergamota, estimulante, vitalizante y refrescante, cera de abeja, y manteca de Karité. Contiene además arcilla de Kaolín, que absorbe las toxinas de la piel.

Uso Externo: aplicación tópica cutánea.
Bote de 200 ml.

En una piel normal, la producción de queratinocitos en la capa basal (estrato basal) se encuentra equilibrada por la pérdida de células en la superficie de la piel durante el proceso de descamación.

Cuando este equilibrio se altera, ya sea debido a un fallo en la descamación y / o debido a una hiperqueratinización, se produce un aumento de la cohesión de los corneocitos de la superficie y la formación de escamas visibles.

A medida que vamos envejeciendo, la capa córnea de la epidermis se vuelve más gruesa, esto también está influenciado por otros factores como la localización anatómica o la exposición a la radiación UV, sin embargo, la capa de la epidermis viva y activa se vuelve más delgada.

Se deteriora el equilibrio de la capa córnea, se ralentiza el metabolismo y desarrollo celular, disminuyen sus funciones y velocidad de renovación, las células muertas tienden a acumularse en las capas superiores, que des-cohesionadas, no reflejan la luz del mismo modo que lo haría una superficie lisa y exfoliada, dando un aspecto apagado, y generando una fibra irregular, piel seca, arrugas y líneas de expresión.

ACEITE PURO DE ARGÁN 100%

Certificado Ecocert, extraído de la almendra del fruto del árbol del Argán (Arganda Spinosa) usando sólo una presión mecánica en frío de la semilla del fruto, tratándose por tanto de un ingrediente activo cosmético puro, ecológico, libre de químicos y desodorizado. El aceite de Argán está compuesto hasta en un 80% de ácidos grasos esenciales:

50 % en ácido linoléico, 15 % en ácido alfa-linolénico, 12 % de ácido oleico: precursores biológicos de hormonas intracelulares como las prostaglandinas (reguladoras fundamentales de los distintos sistemas celulares, en particular de todos los intercambios membranarios). Estimulan la oxigenación intracelular, mejorando la restauración de la película hidro-lipídica aumentando el contenido nutricional de las células cutáneas y asegurando la humedad indispensable de la piel.

1 % de ácido araquidónico.

3 % de ácido gammalinolénico.

5% de Tocoferoles, (Vitamina E):  Los principales representantes de esta clase de compuestos encontrados en el aceite de argán son el alfa-tocoferol o vitamina E (5%), el gammatocoferol (83%) y el delta-tocoferol (12%) son antioxidantes naturales y precursores de vitaminas.

Ácido ferúlico: Es el componente que se encuentra en mayor proporción en el aceite y se utiliza como antihipertensivo, por lo que favorece la circulación sanguínea, aumentando así la llegada de nutrientes. Estimula la oxigenación intracelular, neutraliza los radicales libres y protege los tejidos conjuntivos.

Fitosteroles: Los delta-7-esteroles son inhibidores de la enzima 5-alfa-reductasa, que transforma la testosterona en dihidrotestosterona (DHT), responsable en gran medida del acné y la caída del cabello.

Escualeno: presente en un 25% de los lípidos humanos), uniéndose a la membrana celular, ayudando a eliminar toxinas y desactivando radicales libres.

Lupeol: presenta propiedades anticancerosas y mejora la proliferación de los queratinocitos que producen la queratina del cabello, uñas y piel.


KAOLÍN

Arcilla blanca muy pura compuesta por caolinita utilizada en cosmética como absorbente de las secreciones grasas, humedad e impurezas que obstruyen los poros y provocan la formación de imperfecciones. Posee propiedades suavizantes de la piel, tiene un leve efecto astringente y activa la circulación sanguínea. Por su suave acción exfoliante, renueva la superficie celular de la piel, eliminando impurezas y células muertas.


MANTECA DE KARITÉ

La Manteca de Karité se compone principalmente de ácido palmítico (2-6%); ácido esteárico (15-25%); ácido oleico (60-70%); ácido linolénico (5-15%); ácido linoleico (<1%), así como una fracción insaponificable que le confiere una gran capacidad hidratante y emoliente. Contiene antioxidantes como los tocoferoles (vitamina E) y catequinas (que también se encuentran en el té verde).

Se han detectado otros compuestos específicos como alcoholes triterpénicos, con propiedades anti-inflamatorias; ésteres de ácidos cinámicos, que tienen una capacidad limitada de absorber radiación ultravioleta (UV), y lupeol, que ralentiza el fenómeno de envejecimiento cutáneo inhibiendo enzimas que degradan las proteínas de la piel.

La manteca de karité también protege la piel estimulando la producción de proteínas estructurales por células dérmicas especializadas. Sus componentes le otorgan un intenso y duradero poder hidratante, mejorando la elasticidad de la piel por sus propiedades nutritivas y su alto contenido en vitamina F, componente vital de las membranas celulares. Además es un anti-irritante por excelencia, muy indicado para pieles que enrojecen con facilidad, y con tendencia alérgica.


CERA DE ABEJAS

Cera de abejas o cera alba, es una sustancia altamente higroscópica, que retiene y mantiene la humedad de la piel, cuidando las pieles más sensibles y resecas. Tiene propiedades anti-inflamatorias, antibacterianas, anti-alérgicas y antioxidantes. Devuelve la elasticidad a la piel, y tiene una gran capacidad para retener la humedad, evitando que la piel y los labios queden secos y deshidratados. La hidratación de las capas superficiales de la piel es progresiva y duradera


ACEITE ESENCIAL DE BERGAMOTA

Aceite esencial obtenido de la piel del fruto del Citrus aurantium var. Bergamia, un fruto cítrico con beneficios suavizantes, refrescantes y vigorizantes en la piel. Es cicatrizante; estimula la regeneración de la piel; Además posee excepcionales propiedades antisépticas.


EXTRACTO DE HOJAS DE TÉ VERDE

Este milenario té es considerado, en todo el mundo, un elixir de juventud. Sus poderosos polifenoles, altamente antioxidantes, son capaces de neutralizar los radicales libres, partículas principalmente responsables del proceso de envejecimiento de la piel.

Sus otros compuestos como los aminoácidos y catequinas, mantienen a las células de la piel protegidas del proceso de oxidación y favorecen una profunda hidratación, como resultado del incremento en la captación de moléculas de agua. La piel quedará tonificada y fortalecida, gracias a la acción estimulante de colágeno y elastina que realiza el extracto de té verde. Tiene capacidad de regenerar el colágeno y de retrasar el envejecimiento. El té verde contiene activos básicos que son de gran importancia en los tratamientos cosméticos:

Polifenoles: contienen propiedades antioxidantes a nivel celular que previenen la formación de radicales libres y reparan los daños que puedan haber causado, convirtiéndole en una sustancia preventiva contra el envejecimiento de la piel.

Alcaloides: su alta concentración de cafeína y teína son de gran importancia para la eliminación de las grasas.

Vitaminas y ácidos: el té verde posee vitaminas A, B2, C y ácidos como el ascórbico, el cafeico, el nicótico y el salicílico.

Aminoácidos: destacan la arginina, la glicina, la histidina, la niacina, la serina, la teanina, el triptófano y la valina.

Minerales: el té verde contiene minerales como aluminio, calcio, cobalto, cobre, cromo, estroncio, flúor, fósforo, hierro, magnesio, manganeso, molibdeno, níquel, potasio, sodio y zinc

COMPARTE EN TUS REDES:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin